27 de junio de 2009

noches efímeras

Una ventana emergente al mundo me recuerda que pueden existir casi mil razones para no sentirme solo, pero esa no es la realidad. Solo es un trozo de espejismo entre tantos ceros y unos que te enlazan con el día a día sin casi poder diferenciar lo que es ficción de lo que no lo es.
Resulta extraño sentirse claramente enganchado a una red de pescadores sin sentido, sin mares donde naufragar ni barcos propulsados a vela. Uno se siente raro entre lo conocido y cómodo entre lo inconexo, pero sigue respirando el aire en que no estas. Dónde quedaron las sustancias que manchaban el equilibrio absoluto de lo efímero? dónde se guarda el cáliz de la vida eterna si no existen quimeras que afrontar? Quien es el bueno, quien el villano? Solo son Rutinas enfrentadas a la cotidianeidad de un futuro cercano que se empeña en enseñarnos el camino a lo desconocido mientras la gente se muere de hambre y se coronan mitos de leyenda perfumada por el eco de la muerte. Nada es imposible, ya lo dicen los libros de autoayuda, pero para qué coño sirve todo esto "si tengo 300 amigos en el facebook y nadie cerca que me de un puto cigarro".
Lo se, no fumo. Gracias por preguntar.
Cuánto tiempo, qué bueno verte por aquí, te echaré de menos en las noches de vino y gerberas aunque te acuerdes de mi cumpleaños y sepas mi postura favorita del kamasutra.
Cuídate, nos seguimos leyendo.
Un beso.
Me mola.
Ciao.
Clic.
Cerrar sesión.

5 comentarios:

Elena Martín dijo...

yo también estuve en facebook, pero lo dejé a tiempo ;)
buena reflexión
Besos

Elendaewen dijo...

Cuando lo impersonal se vuelve parte (y arte) de (y en) nosotros, cuesta distinguir si realmente nos llena o nos colma.

Saludos.

Sin Rastro dijo...

Ardiel..maravilloso que te encuentre siempre en cada pedacito de sorpresa!!
Un honor para mi el que leas mi blog, espero dejar un rastro en el tuyo siempre que pueda.
Toneladas de inspiracion, quintales de paciencia , garrafones de amor y libras de paz para tu alma
besos

Fante dijo...

Genial.
Me gusta tu manera de escribir. Y de componer, creo que también. Justo después de leerte y justo antes de escrbirte, he saboreado tus canciones. A las que he podido tener acceso. Espero leer más historias. Y escucharlas.
Un placer.
Te agrego en mi lista de blogs... para seguirte y para que te descubran, los que me siguen.
Un abrazo.

namaste dijo...

Flipo contigo, me fascina como escribes, me recuerdas a alguien a quien creí conocer...

Recomiendo que relean en tu blog la entrada del 12 de noviembre 2008 2:43, es desgarradoramente real.
Enhorabuena!

Te seguiré, y voy a escuchar tu música, a ver qué tal...