12 de noviembre de 2008

2:43

"Con los ojos cerrados duele menos el corazón" pensé y cerré rápidamente la ventana.
El tiempo pasa y se queda frío o más bien recalentado como el whisky-cola de la mesa.
Otro pensamiento absurdo a las 2:47 de este estúpido día de Noviembre. Cargado de necesidad y costumbrismo navego por los mares de la información pensando en que siempre imaginé que sería contigo con quien descubriría Paris... y el aguacero ya no se transforma en llanto, solo en leves puñaladas que acompañan el latir de un triste corazón.

Ya nada es como antes, simplemente hay varios caminos y poco tardaste en elegir el tuyo, lejos...de ti.

Yo? ...sigo con lo mismo de años atrás y siento que ahora es mi momento, créeme que estoy echando toda la leña en la caldera para que el tren elegido llega a buen destino y no al olvido, pero he tenido que dejar pasar algunos barcos, algún autobús sin equipaje y he cogido taxis y he llorado en silencio al despedirme.

2:53 no es el precio de un suspiro, ni la cifra de un reloj ni el sentir que aún sigo vivo... son los besos que no di o los que diste aun siendo míos.


(a_zaya)

2 comentarios:

Tita dijo...

Como yo me quedé sin palabras, se las robo a Jorge Drexler:
"Si todo empieza y todo tiene un final, hay que pensar que la tristeza también se va, se va, se fue"

Besos de buenas noches

Seleka dijo...

las últimas frases son realmente descriptivas, dolorosamente descriptivas.

besos Ardiel