18 de junio de 2006

No existe mañana sin ayer...


No existe mañana ni ayer, el hoy es efímero e insustancial. El tiempo es relegado a una vaga metáfora de una mente humana.
El ayer fue y el mañana pronto será, el hoy se balancea en su columpio mecido por el viento del cambio; ya que nada es, nada fue y nada será.

Sólo quedan retazos de recuerdos, jirones de esperanzas de lo que es. Ese tiempo, atado a lo material, se evapora en la nada que se pierde en aquello que no conocemos. Desaparece para olvidarse que lo futuro ya es pasado, que lo que seremos ya fuimos.

No hay principio ni fin, no hay pero existe. Todo es relativo, nada es tangible, nada fue, nada es ni será. Algo corre, algo que se nos escapa entre los dedos, continua su avance más allá del espacio y del tiempo. Su principio es su fin, su fin no es más que parte del principio.

Sin embargo, no hay nada, no hubo nada y no habrá nada, sólo quedará aquello que nosotros queramos que quede suspendido inerte e insustancial en la bruma de la incertidumbre, en la niebla de la ignorancia. Lo que es, ya es un fue y el será ahora es.

(David Manuel Alcalá Martínez)

8 comentarios:

Elendaewen dijo...

Pero el será no lo elegimos, por muz presente que sea.

Besos varios, filósofo ;)

Sil dijo...

muy buen texto...
quedará aquello que nosotros queramos que quede :)
besos*

marthitacisneros dijo...

Yo no sé olvidar ni el ayer ni el hoy. Efectivamente archivo recuerdos no vivo de ellos simplemente los recuerdo, de vez en cuando, mientras dure.

"Lo que es, ya es un fue y el será ahora es." Un momento que ha pasado y ahora siento que lo escrito ya paso y no puedo contra el tiempo en este laberinto de tiempo... instantáneo!

Dani González Porcar dijo...

el miedo a un después...
el ser, de hoy, el ser y será.

Texto: bueno

Un cordial saludo
Te sigo...

S_u_c_c_u_b_u_s dijo...

Hola Ardiel.

Bueno, te escucho desde hace poco (la verdad es que desde que escuchaba de más pequeña al Sanz que ahora no me cae en gracia, no escuchaba cantautores españoles).

El tema, sobre todo lo primero, es felicitarte. Tío, oigo y leo tus letras, y a veces es como si un escalofrío me recorriese; como la vida misma, vamos.
Y bueno, lo segundo, no tengo muy claro si tienes algún disquillo por ahí, pero es que no lo he encontrado ni en los sitios ilegales xD
Ya no sé dónde buscar....

En fin, a seguir adelante. Mi novio es músico, y mi vida es la música, no sé vivir ni sin ella, ni sin letras como las tuyas, así que de nuevo, felicidades.

síl dijo...

me encantó el texto... esa eterna lucha del tiempo, del presente que hay que vivir pero que parece que se nos escapa en cada milésima de segundo...

pd. un saludo para sil de síl (con acento) q coincidencia ;)

Frozen dijo...

¡Hola Ardiel!

Soy Taimar (de la Tertulia), que he visto de nuevo tu aportación y he sacado tiempo para venir a saludarte y ver que tal todo. Me gusta tu blog (aunque ya no es igual que el mío).

Aún no me he subido al escenario, tal vez el año que viene.

Saludos.

David Manuel Alcalá Martínez dijo...

Muchas gracias por publicar uno de mis relatos, me alegra enormemente que os guste, para mi significa muchísimo. Muchas gracias.